El NRI: Que opino sobre este índice desde una perspectiva social?

El mes pasado el Forum Económico Mundial lanzó su reporte “”The Global Information Technology Report 2013: Growth and Jobs in a Hyperconnected World“[1], el cuál presenta el resultado de un estudio anual que mide el Índice de Potencial para la Conectividad en el mundo (NRI por sus siglas en inglés). Este índice, según lo declarado por los editores, mide el grado en que las economías de todo el mundo tienen para aprovechar las TIC para mejorar la competitividad, ayudando a los responsables políticos y las partes interesadas pertinentes para acompañar las fortalezas y debilidades de sus economías, así como su evolución en el tiempo. Además, para acompañar la continua evolución de las TIC, tanto en 2012 y 2013 NRI, son el resultado de un proceso de revisión que no sólo adaptó algunas de las variables consideradas, sino que también incluyó dos Subíndices de impacto, de esta manera, tratando de convertirse en una herramienta más apropiada para la próxima década. [2]

Es interesante hacer un seguimiento de las reacciones de este tipo de informes. El informe del año pasado, fue el primero en mostrar los resultados del nuevo marco utilizado para generación del índice. Buscando online, es posible encontrar noticias de cada país de América Latina indicando su mejora o no en el ranking, con los comentarios de los gobiernos de lo orgullosos que están de que sus inversiones esten mostrando buenos resultados. Por otra parte, las reacciones de este año han sido modestas, incluso imperceptibles. Algunas de las reacciones encontradas son del Diario colombiano “El Espectador” que mencionó que el NRI en América Latina es todavía bajo. Otro fue el periódico mexicano Online “Animal Político”, el cuál hace una declaración inicialmente positiva indicando que México ha mejorado su puesto en 13 lugares, pero termina afirmando también que esta mejora es principalmente el resultado de un aumento de los servicios de E-Gov y que esta mejora no es sentida por el ciudadano común, que todavía tiene las mismas dificultades de acceso a las TIC como antes.

Por lo tanto, cuál es la utilidad de este tipo de índice es para los que trabajan con desarrollo humano? ¿Cuánto un índice, que se centra sobre todo en el crecimiento económico, debe guiar las políticas y a los funcionarios del gobierno?

Como los propios editores del informe, el seguimiento de impacto de las TIC es tan importante como la definición de la situación, por eso se han incluido dos subíndices para rastrear estos también en el NRI. Estos subíndices tratan de medir los impactos económicos y sociales generales. Sin embargo, la medición de los impactos sociales de alguna manera es un nuevo enfoque, que, según lo declarado por los editores, es una tarea compleja y el desarrollo de rigurosos datos cuantitativos aún se encuentra en su infancia. [2]

Una inversión realizada pero que no se utiliza y que no está generando ganancias, es una inversión perdida. Esta es la lógica principal por la que los subíndices de impacto fueron incluidos en el NRI, que es una lógica válida desde una perspectiva de mercado, pero, ¿es suficiente desde el punto de vista social? Como sabemos, la mayoría de las inversiones sociales muestran “ganancias” sólo en el largo plazo, por ejemplo, las inversiones en materia de educación le demuestra un gran impacto a la sociedad cuando los niños se convierten en adultos. Y, no son este el tipo de inversiones que quisiéramos que nuestros gobiernos realicen?

Sobre esto, tengo dos reflexiones principales:

  1. Los gobiernos utilizan este tipo de índices mundiales para planificar sus acciones. Nosotros, como ciudadanos deberíamos ser más conscientes de qué tipo de información es la que se mueve la acción gubernamental, no sólo para conocer sus proyectos, sino para exigir cambios si creemos que son necesarios.
  2. Incluso los índices mundiales como el NRI, están reconociendo la necesidad de incluir información sobre el impacto social en sus marcos. Pero el gran reto es, como se ha mencionado antes, que no tenemos información de calidad disponible. No debemos dejar pasar esta oportunidad. Las ONG y los ciudadanos deben apoyar la producción de este tipo de datos. Sólo entonces, estos índices reflejarán información que promueva cambios sociales y no sólo promueva al mercado.

Así que la gran pregunta sigue siendo. ¿Cómo podemos, como simples ciudadanos, tratar de influir en estas grandes instituciones? ¿Cómo podemos mostrar nuestro apoyo a la inclusión de índices de impacto social? ¿Cómo podemos participar en la producción de los datos? La respuesta podría ser el aumento de la participación ciudadana .. pero como motivar a la gente a participar? Cómo permitir su participación? cómo utilizar los datos? .. muchas preguntas .. aún no hay respuestas sencillas … por lo menos ahora, lo que podemos hacer es ser más crítico cuando vemos los datos de este tipo, para evitar ser creyentes sin reflexionar.

Hasta que encontremos una solución mejor, vamos a seguir reflexionando y discutiendo!

[1] Bilbao-Osorio, B. Dutta, S. Lanvin, B. Ed. (2013) The Global Information Technology Report 2013: Growth and Jobs in a Hyperconnected World. Insight Report. World Economic Forum: Geneva.

[2] Dutta, S. Bilbao-Osorio, B. Ed. (2012) The Global Information Technology Report 2012: Living in a Hyperconnected World. Insight Report. World Economic Forum: Geneva.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s